Pasar al contenido principal
OTRA MENTIRA ANIMALISTA CONTRA LA CAZA

162.000 firmas animalistas piden prohibir las rehalas porque se usan "para cazar corzos"

Los animalistas han creado una petición en change.org para recoger firmas con el objetivo de prohibir el uso de rehalas para la caza, una petición que ha sido firmada ya por más de 161.820 personas.
Además denuncian que los cazadores puedan subir fotos o vídeos a las RRSS y compartirlos por Whatsapp. Además denuncian que los cazadores puedan subir fotos o vídeos a las RRSS y compartirlos por Whatsapp.

La Asociación Franz Webber, una asociación animalista radical que dedica la gran mayoría de sus esfuerzos a cargar contra la actividad cinegética sea de la forma que sea, generó el día 30 de mayo una nueva petición para intentar prohibir el las rehalas asegurando que los cazadores “usan manadas de perros para destrozar a los animales”. 

 

Pese a llevar menos de 10 días abierta, la petición ha recogido ya más de 160.000 firmas, en concreto ha conseguido que 161.820 personas firmen. La foto que acompaña la iniciativa lleva el letrero encima de “rehalas: una violencia atroz”, pero sin duda lo que no tiene desperdicio alguno es el grueso del texto y sobretodo, su explicación de lo que es una rehala y para lo que se utiliza. 

 

Las rehalas se usan “para cazar corzos”

 

“Las rehalas generan una violencia gratuita y atroz contra los animales silvestres, empleando a decenas de perros de forma coordinada y masiva contra jabalíes, corzos y zorros”

 

Desde luego que a cualquiera que entienda un poco del asunto, le chirriarían los dientes con la afirmación de que las rehalas se emplean para cazar corzos. Otro ejemplo más de la falta absoluta de conocimiento y la atrevida ignorancia que derrochan este tipo de asociaciones radicales, que se hacen llamar animalistas a pesar de no tener ni idea de animales. De caza ya ni hablamos. En el desarrollo de la información que comparten, se expone lo siguiente también: 

 

La Ley de Caza de 2013 consiente esta modalidad de batida y no impide que cazadores sin ningún escrúpulo graben las acciones de crueldad y difundan las imágenes en redes sociales y grupos de Whatsapp, fomentando un auténtico espectáculo de maltrato”

 

Vamos por partes. ¿Acaso la montería y la batida se legalizó o se inventó en 2013?, nada más lejos de la realidad, ya que como publicamos en un artículo hace unos días sobre el origen de la montería, esta modalidad -que incluye a la batida en sus orígenes-, lleva existiendo en Europa y en España desde hace miles de años. De hecho fue en el siglo XIV cuando se legalizó la montería con arma de fuego, pero antes ya existía también. 

 

Atacan nuestra libertad, nuestros derechos fundamentales

 

Y lo más grave, ¿es que deberían prohibirnos subir fotos o vídeos de caza a las redes sociales? O lo que es peor, ¿prohibirnos compartirlas por Whatsapp?. La gravedad de estas afirmaciones no es otra que la intención que dejan ver con sus palabras. El objetivo a largo plazo es acabar con la caza, pero antes, van a intentar que no podamos subir si quiera nuestras fotos de caza en las redes sociales o que las compartamos por un canal privado como es el Whatsapp. 

 

¿Dónde está la libertad de expresión entonces? Ya no se trata de defender a los animales, se trata de atacar nuestros derechos más fundamentales y nuestra libertad personal, porque simplemente no pensamos como ellos. Quien comulgue con ellos será libre, quien no, castigado y baneado. Y esto ocurre a diario cuando se organizan desde cuentas que promueven el odio contra los cazadores y atacan masiva y organizadamente una cuenta intentando que la bloqueen o cierren, o que al menos, le borren alguna foto. 

 

Otras barbaries animalistas que demuestran su ignorancia

 

Hoy mismo hemos conocido una noticia desoladora para el colectivo de los cazadores y amantes del campo, porque la ignorancia y desconocimiento total que tienen los animalistas sobre las especies salvajes, a veces acaban con la vida de ejemplares inocentes. Además ellos mismos han sido quienes lo han publicado en sus redes, inconscientes y ajenos a la barbaridad que han cometido

 

Haciendo gala de la habitual ignorancia animalista, no tuvieron mejor idea que llevarse a la cría, apartándola de su madre y trasladarla hasta las instalaciones de la reserva animal. Evidentemente, con este hecho, no solo cometieron una grave infracción. También estaban condenando a muerte al corcino. En efecto. Días después, el animal falleció a consecuencia de este ‘robo’, debido al estrés y la apatía de ser apartado de su madre.

 

No contentos con estos y sin irnos más allá de la semana pasada, tenemos otro caso escandaloso sobre las barbaridades que llegan a cometer este atajo de ignorantes. El refugio animalista, ubicado en las inmediaciones del Parque Natural de Montserrat (Barcelona), es el mismo que hace solo unos días intervino quirúrgicamente un corzo para extirparle la peluca sin saber que lo habían provocado ellos mismos al castrarlo.