Pasar al contenido principal
Ocurrió en Cuenca

Cárcel para el guarda de un coto por matar especies protegidas

El guarda de un coto de caza ha sido condenado a un año y siete meses de prisión por matar numerosas rapaces protegidas, así como al pago de 268.000 euros.
Guarda mata rapaces Artilugios intervenidos al guarda por la agentes de Medio Ambiente (Foto: APAMCLM).

Asimismo, el Juzgado de lo Penal número 2 de Cuenca obliga al guarda a hacerse cargo de las costas del juicio y también le imputa cargo por el uso de medio ilegales para abatir los ejemplares silvestres. Según la Asociación Profesional de Agentes Medioambientales de Castilla-La Mancha, el infractor había convertido la finca en cuestión en un “auténtico campo de exterminio”.

 

Los hechos sobre los que acaba de producirse la sentencia se remontan al año 2016. Los agentes medioambientales de San Clemente (Cuenca) estaban realizando sus labores de inspección dentro del ‘plan de lucha contra el uso de cebos envenenados’.

 
Se encontraban patrullando un coto del municipio de Villar de la Encina, cuando hallaron en el entorno lazos instalados para la captura de predadores, jaulas trampa y un cepo. Ninguno de estos artilugios disponía de autorización, por lo que se le requirieron explicaciones al guarda del coto.

 

Guarda mata rapaces

 

Entonces, cerca del cobertizo donde el hombre guardaba sus pertenencias, los medioambientales encontraron unas imágenes dantescas. Como el propio cuerpo ha detallado en un comunicado, será “difícil de olvidar”.

 

Aparecieron numerosos cadáveres de águilas, búhos, milanos y cuervos. Asimismo, se encontraron cuerpos de otros animales que los agentes no fueron capaces de identificar por su avanzado estado descomposición. El comunicado de APAM también habla de “Cadáveres mutilados, tirados sin más a la intemperie y otros restos por identificar amontonados o mezclados con restos de cadáveres de aves de corral”.

 

Material intervenido

 

Durante el registro, los agentes de Medio Ambiente intervinieron 29 cepos para captura de predadores, dos jaulas trampa con cebo vivo, 28 jaulas no homologadas para captura de conejos, 60 lazos de cable de acero y 255 poteras.

 

Además de todos estos objetos, el cuerpo medioambiental halló una jaula destinada a la cría de aves de corral con hurones en su interior, los cuales estaban devorando los cadáveres de varias águilas ratoneras. Estos cuerpos de aves, tal y como reconoció el propio guarda, eran almacenados en un arcón para ser congelados. Después, servían como más alimentos a los hurones. En el comunicado emitido por los agentes, explican que nunca habían visto “nada tan atroz”.

 

Posteriormente, se realizó el Informe Forense por parte de los veterinarios especializados del Centro de Recuperación de Fauna Silvestre de Albaladejito, en Cuenca. Según los resultados de las necropsias y restos analizados, se puedo certificar que todos los cadáveres encontrados por los Agentes Medioambientales en el coto de caza de Villar de la Encina pertenecen a especies incluidas en el Catálogo Regional de Especies Amenazadas.

 

Guarda mata rapaces

 

Finalmente, los animales muertos por el guarda resultaron ser un milano real, tres águilas reales, seis azores, ocho milanos negros, nueve ratoneros, una culebrera europea, nueve búhos reales, una gineta y seis cuervos.

 

El informe elaborado por los veterinarios desvela además que los ejemplares analizados fueron capturados con cepos, “los cuales mutilaron antes de su muerte las extremidades inferiores”. También se determina que los cadáveres de las rapaces presentan “signos inequívocos” de haber sido devorados después por los hurones que el guarda tenía enjaulados.

 

Guarda mata rapaces

 

Además de la pena de prisión y la multa, el responsable también ha sido inhabilitado de su profesión durante cinco años, además de prohibírselo el ejercicio cinegético y piscícola durante el mismo periodo de tiempo.