Pasar al contenido principal
“NI UNA PATA ATRÁS”, LA NUEVA CAMPAÑA ANIMALISTA

Una nueva campaña animalista asegura que hay relación directa entre caza y violencia de género

Los animalistas unen fuerzas creando ‘Ni una pata atrás’ para luchar contra la actividad cinegética y los festejos con animales, organizando una campaña en la que ya hay más de 25 asociaciones adheridas.
La campaña nace en Andalucía pero el objetivo es extenderla cuanto antes a nivel nacional. La campaña nace en Andalucía pero el objetivo es extenderla cuanto antes a nivel nacional.

Los animalistas han decidido unir fuerzas y lanzar una campaña contra la caza deportiva y los festejos con animales, que han bautizado ‘Ni una pata atrás’ y nace supuestamente a causa de "el peligro de los logros conseguidos en materia animalista" por el "auge de los partidos conservadores”. Esta es la reacción ante los avances conseguidos por los cazadores en la campaña #LaCazaTambiénVota en Andalucía, aunque tienen aspiraciones para convertirlo en campaña nacional y ya son más de 25 asociaciones las que se han adherido al proyecto. En su decálogo aseguran que lucharán por la desaparición de la caza, pero llegan a realizar alusiones tan graves como que la violencia de género está directamente relacionada con la caza. 

 

Durante las elecciones del 2 de diciembre de Andalucía y las pasadas generales y autonómicas del 28 de abril y 26 de mayo respectivamente, la actividad cinegética se ha convertido en uno de los temas de mayor relevancia sobre los que ha girado la campaña, gracias al trabajo de la RFEC y las federaciones autonómicas de caza. Los diferentes partidos fueron llamados a comprometerse en firme con el sector, llegando a firmar un decálogo por la caza que garantizase el futuro de la actividad. Gracias a todos esos avances conseguidos por el mundo de la caza, los animalistas han reaccionado presas del miedo y ponen en marcha una nueva campaña contra la caza. 

 

Tal y como manifestaba Lola García, representante de la plataforma, “en lugar de avanzar, corremos el peligro de retroceder y, ante ese miedo, hemos decidido unirnos”, por eso ella asegura que “no vamos a ceder”, y reconoce que en el sector animalista están “muy preocupados por el panorama político actual y por el inminente retroceso en materia de protección animal”. Toda la ideología de este nuevo movimiento animalista para intentar acabar con la caza, queda recogido en un decálogo de hitos, en el que llegan a insinuar que la caza está directamente relacionada con comportamientos de violencia sobre la mujer. 

 

Caza y violencia de género, la nueva y grave invención del animalismo

 

En el decálogo donde desarrollan las ideas que sustentan esta nueva campaña animalista, hay algunos puntos bastante preocupantes por la gravedad de las acusaciones implícitas que contienen. Amén de querer prohibir la presencia de los niños en la caza y los toros o defender la desaparición de la caza por “el gran impacto negativo que causa en el medio ambiente y en los animales, así como las víctimas humanas que mueren por accidentes”, llegan a insinuar que la caza y la violencia de género, guardan una relación directa. 

 

Poco más o menos y para quien sabe leer entre líneas, vienen a decir que quieren elaborar estudios que demuestren una relación directa entre las personas que son cazadoras o taurinas y la violencia de género, o violencia sobre la mujer. El hecho mismo de que en un manifiesto anti-caza se hable de violencia machista, es una clara maniobra de manipulación de la opinión con objeto de menoscabar la imagen de los cazadores. Este es el punto en el que expresan tal idea: 

 

DESARROLLO por parte del Observatorio Estatal de Violencia sobre la mujer en España, de estudios sobre la relación entre la violencia y la crueldad hacia animales como indicador y predictor de situaciones de violencia interpersonal. Violencia es violencia” 

 

Este es el decálogo animalista de “Ni una pata atrás” completo: 

 

- RECONOCIMIENTO de todos los animales sin excepción como sujetos de derecho en su condición de seres sintientes. 

 

COMPROMISO de todas las administraciones públicas en elaborar una normativa estatal, autonómica y municipal que tenga como único fin la defensa y el bienestar de los animales. 

 

ENDURECIMIENTO de las sanciones administrativas relacionadas con el maltrato animal. Incremento de las penas por delitos de maltrato animal, así como el delito contra la fauna y la flora silvestre. 

 

DESARROLLO por parte del Observatorio Estatal de Violencia sobre la mujer en España, de estudios sobre la relación entre la violencia y la crueldad hacia animales como indicador y predictor de situaciones de violencia interpersonal, con el objetivo de poner fin a toda forma de violencia. Así como impulso de programas de asistencia que ayuden a las mujeres a proteger a sus animales durante y tras la ruptura sentimental. Violencia es violencia. 

 

PROTECCIÓN de la infancia y la adolescencia. Prohibición de participación y asistencia de los menores de 18 años a la caza y a la tauromaquia. Eliminación de subvenciones a cualquier actividad y/o espectáculo que suponga el sufrimiento de los animales. 

 

IMPULSO por parte de las administraciones públicas de actividades lúdicas, culturales, musicales etc., en detrimento de los festejos populares con animales. 

 

FOMENTO del vegetarianismo y veganismo con campañas públicas divulgativas como herramienta eficaz para luchar contra el cambio climático, evitando las campañas que promueven el consumo de carne. 

 

EDUCACIÓN en las escuelas sobre el respeto y la conservación del medio ambiente, así como en la empatía hacia los animales, también para prevenir el acoso escolar.

 

CONSERVACIÓN de la biodiversidad, en el ejercicio del art. 45 de la CE "Derecho a disfrutar y conservar el medio ambiente" de toda la ciudadanía. Por un bosque de todos y para todos. 

 

DESAPARICIÓN de la actividad de caza como actividad lúdica deportiva, dado el gran impacto negativo que causa en el medio ambiente y en los animales, así como las víctimas humanas que mueren por accidentes