Pasar al contenido principal
Con magníficas prestaciones para todas nuestras especies de caza mayor y en todas las modalidades

8 puntos que hacen del calibre .270 Winchester uno de los mejores

Resulta imposible resumir en apenas unas líneas lo que las tablas de balística cuentan sobre el calibre .270 Winchester, pues son tantos los datos al respecto que darían para escribir un libro. Aquí, por tanto, nos centraremos en 8 puntos decisivos.
Calibre_270_G Cazador con un rifle recamarado en calibre .270 Winchester y varias cajas de munición de este calibre.

1 Los americanos, que para algunas cosas serán más torpes que nosotros, a la hora de hacer encuestas y sacar estadísticas no tienen rival, y no son pocas las listas de popularidad en las que aparece el .270 Winchester, junto al .30-06 Spr., en el top ten de los cartuchos de caza mayor.

2 Y es precisamente de un intento por mejorar el ya de por sí excelente .30-06 como surgió este invento, allá por 1925, al agotellar su vaina para recibir, en lugar de proyectiles de calibre .300 (.308 en realidad), otros algo más finos, de .270 (.277 reales), los que los ingenieros consideraban que optimizaría la presión generada por la cantidad (y la calidad) de pólvora que entra en la vaina.

Corzo cazado con la munición Browning BXR en calibre .270 Winchester.

3 A nivel mundial su difusión es máxima, similar a la del 7 mm. Rem. Mag. y a la del ya comentado .30-06 Springfield, y si por algo en España, pese a ser bien conocido, no está tan extendido como en otros países, es precisamente por nuestra particular modalidad de caza, la montería, en la que se cazan animales con un nivel de estrés muy elevado, lo que hace recomendable la utilización de proyectiles de cierto calibre y peso, en torno a esos 150 grains que se consideran tope entre la munición comercial del .270 Win.

4 De las armas mejor no hablar, pues si no todas, sí la gran mayoría se han recamarado, se recamaran y se recamararán para el .270 Win., desde rifles de 300 euros hasta de 3.000 (y más, claro), americanos, europeos y del resto del mundo, cerrojos, semiautomáticos, monotiros, de corredera, combinados, de palanca...

Munición Remington del calibre .270 Win.

5 Prácticamente todos los fabricantes de munición del mundo lo incluyen en su catálogo, con proyectiles normalmente entre 130 y 150 grains, pero no es difícil encontrarlo con puntas más ligeras, de 115 y hasta de 100 grains, y su recarga admite 160 y hasta 180 grains.

6 Con 130 grains, su peso idóneo para el rececho de cualquier especie de nuestra geografía, consigue una velocidad por encima de los 3.000 pies, y una energía de 2.700 libras/pie, impactando 1,4 pulgadas alto a 100 yardas y 6,5 bajo a 300 centrando el tiro a 200 yardas. Si nos lo vamos a llevar de montería puede ser preferible pasarse a la punta de 150 grains de cualquier fabricante europeo (Oryx de Norma, KS de RWS...), que van algo más 'apretados' y resultan perfectos para tal fin.

Munición Federal Fusion en calibre .270 Win.

7 ¿Usos recomendados? Todos. Para algo es el allaround por excelencia, ¿no? En España no es que sea válido para todo, es que es bueno para todo. ¿Puede ser más apropiado para abatir un jabalí en una espera? ¿Y para recechar venados en berrea? ¿Y para la alta montaña? ¿Y para los corzos?

8 Hasta en montería, con los proyectiles más pesados, cumplirá con creces, y su suavidad nos permitirá -caso de necesitarlo-, doblar el tiro sin que tan siquiera se nos llegue a salir el bicho del visor. Si para colmo el rifle es semiautomático, la cadencia de disparo puede ser definitiva, y su culatazo rozará entonces el ridículo.

(IA Sánchez).