Pasar al contenido principal

Queridos 'HaterHunters': YA ESTÁ BIEN

La que escribe estas líneas, el sábado pasado durante una jornada de menor.

La llevamos clara. Intento ser optimista pero cada día lo veo más crudo y se me hace más imposible que los cazadores seamos capaces de remar todos en la misma dirección. En el fondo he de confesar que envidio los movimientos animalistas, ecologistas y todos esos “istas”, por la capacidad de unión que tienen y lo bien que se les da la comunicación. Seamos realistas, nos hace falta mucha reflexión y nos llevan 20 años de ventaja… Ventaja porque han sabido organizarse, planear una estrategia y conseguir que su mensaje cale en la sociedad. Es precisamente por eso, por lo que no soy capaz de entender la actitud de algunas personas. Con el animalismo organizado, formando partidos políticos, representado en el Parlamento Europeo y con un Gobierno a punto de incluir en sus listas al fundador de Equo, que a su vez ha sido 10 años presidente de Greenpeace España, me cuesta entender que todavía haya cazadores dedicados única y exclusivamente a la crítica por la crítica con el resto del sector. 

De una "postuHunter" a los "HaterHunters"

Con un venado con arco

A quien no entienda el motivo del vídeo o de este artículo, se lo intentaré resumir de forma muy breve. Básicamente, hay una serie de “personajes” que se dedican a acosar, criticar, robar fotos y publicarlas para incitar al odio, a chicas cazadoras como único deporte. En teoría su lucha es contra “el uso de la mujer como escaparate para las marcas”, pero en el fondo lo único que hay es una pestilente envidia corrosiva que se los ha comido de dentro a fuera como la carcoma. 

Si vuestra cruzada es contra las marcas, ¿por qué no cargáis contra ellas y no contra las mujeres?. No veo que critiquéis a las actrices, modelos o a las miles de niñas viven ahora de ser “influencers” de moda, de perfumes, de zapatos, de joyas o de cualquier otra cosa. ¿Trabajar con marcas solo está mal si son de caza?. Yo creo que deberíais plantearos que igual si las marcas no quieren trabajar con vosotros, es porque en realidad no estáis aportando nada positivo a un sector, o que a lo mejor ninguna marca quiere asociar su imagen a alguien que solo sube contenido menospreciando a otras personas. Aunque en algunos casos, habéis tenido la suerte de recibir una llamada de alguna marca y habéis tardado poco en decir que sí y salir corriendo a subir vídeos y fotos hablando de las maravillas del producto que acabáis de recibir. ¡Cuánta hipocresía! 

Somos nuestro peor enemigo

Ayer me vi tristemente en la obligación moral de dar un paso al frente y poner la cara una vez más, (para llevarme la bofetada como ocurre siempre), alzando la voz por esas mujeres que son objeto de tanta maldad. Mujeres que de una forma u otra, al final lo que están haciendo es gritarle al mundo desde sus perfiles que son cazadoras y que están orgullosas de ello. Algo que todos deberíamos agradecer, ya que falta gente valiente que no sienta miedo al dar la cara y convertirse en la diana de los ecoterroristas. Porque los que tenemos el perfil público y luchamos por hacer visible la caza, lo único que hacemos es poner la cara para que nos la partan. Así de crudo y así de realista, porque los ataques masivos y organizados de los anticaza se sufren a menudo y hay que tener valor y firmeza para no venirse abajo. Lo que no puedo entender es que también seamos la diana de otros cazadores

La que escribe, con un jabalí en una noche de suerte

Por fortuna he tenido la suerte de criarme en el campo, en una familia de cazadores y he mamado la caza desde que nací. A mi también me chirrían algunas cosas, no estoy ciega. Lo que no soy es tan necia como para no ver la revolución que está suponiendo que cada día más mujeres den un paso al frente y decidan unirse al mundo de la caza. Ahora yo os pregunto, ¿vosotros nacisteis sabiendo?. Me parece el colmo de la soberbia crucificar a nadie porque a tus ojos, se encara peor, no tiene la postura correcta o “no tiene ni idea de campo”. Igual no sois precisamente los más indicados para dar lecciones y en vez de tanta prepotencia, deberíais celebrar que el papel de la mujer está ganando peso en un mundo que sin ser machista, ha sido siempre de hombres.

"Consejos vendo, que para mí no tengo"

Además, lecciones haciendo alarde de ira, de odio, de rabia, de rencor… ¡Qué tristeza! Ayer lo dije en el vídeo y lo repito ahora: hay dos tipos de críticas, las constructivas y las destructivas. La diferencia está en la intención detrás de cada una. La forma de criticar de estos “personajes”, no es solo destructiva sino ponzoñosa, porque lo único que consigue es fragmentar un poco más un sector bastante resquebrajado de por sí. Pienso yo, que igual en vez de tantos esfuerzos dedicados a incitar al odio contra algunas personas, deberíais ponerle las mismas energías a la defensa de la caza, del mundo rural y de todo aquello que amamos y que se encuentra más amenazado que nunca. 

Con un macho montés

Porque esa es otra, todas estas páginas que han abanderado ese rol de “Risto Mejide” de la caza, ¿qué estáis haciendo por la cinegética?, ¿qué le aportáis al sector?. Y no me vale lo de “yo la caza la defiendo cazando”, porque eso ya no es así. Es como el argumento de no mezclar caza con política. No se puede estar más ciego y ha sido eso precisamente, lo que nos ha pasado tanta factura. A los que vais de defensores de la causa justa y contra los “postuhunters”, se os debería caer la cara de vergüenza teniendo el valor de poner a caer de un burro a quienes están defendiendo la caza por todos.

“A mi ésta no me representa”, una frase que he oído y que os encanta… ¿Y tú sí nos representas?. ¿Tú que nadie se sabe tu nombre y quien lo sabe es única y exclusivamente por la labor de menosprecio que haces contra los demás?. Si no eres capaz de crear contenido de calidad por ti mismo, no lo hagas a base de criticar a los demás, que es un recurso fácil y cómodo, pero poco inteligente. Desde luego que a mi sí que no me representa alguien con tanta maldad dentro. O envidia, o un poco de todo junto.

Muflón a hombros

No quiero extenderme más -que ya ha sido bastante-, aunque no iba a ser por ganas. De verdad y de todo corazón os invito a una reflexión profunda sobre vuestra actitud hacia otras personas, otros compañeros que dedican tiempo y esfuerzos a generar contenido que apoye y visibilice el mundo de la cinegética. Si no comulgas con una persona, con sus valores o con sus gustos: no le sigas. ¿A que es fácil?. Lo que no hay que hacer es emprender una cruzada intentando dilapidar a alguien porque a tu juicio, sea menos o peor cazador. Estamos en un momento crítico para la caza y deberíamos unirnos más que nunca, dejar de lado las envidias y pensar a largo plazo, para evitar que al final no tengamos a nadie que criticar porque sencillamente tengamos que colgar las escopetas.