Pasar al contenido principal

Censurando a Bambi

Comparación imagen Disney

Esta mañana en el coche venía escuchando la radio. Hablaban de la famosa multinacional creadora de dibujos infantiles que no nombraré por precaución. Por lo visto han lanzado una plataforma (de momento en EE.UU.) en la que se podrán ver todas las películas infantiles que ya llamamos “antiguas”. Pero por supuesto había un “pero”, ¿qué hacer con esas escenas que hoy en día no se consideran “políticamente correctas”? Los locutores lo tenían claro, cortarlas o cambiarlas por otras… Y a mi me ha dado por pensar… ¿Eso no es censura pura y dura?, y ¿qué implica censurar escenas reales? Implica disfrazar la realidad, pintarla de rosa chicle.

Menos censura y más realidad. Eduquemos con la verdad

El ejemplo más inmediato que se me ha ocurrido es la película de Bambi, el famoso cérvido de la factoría de dibujos animados. Aunque también podríamos recordar a Dumbo, el elefante del circo. Pero, sigamos con Bambi esta vez. Entiendo que siguiendo esta línea de lo “políticamente correcto”, censurarán la parte en la que los cazadores abaten a la madre de Bambi. Porque claro, son escenas “violentas” que incitan al “odio a los animales” y parece que hoy en día a los animales hay que tratarlos como a personas… (en cualquier caso, quiero señalar, que abatir hembras no es lo habitual ni mucho menos, pero claro, la factoría de dibujos no debió informarse demasiado antes de dar la imagen que dan de los cazadores…) 

Pues no señores, yo no estoy de acuerdo con esto, en mi opinión las escenas no son el problema. Cada día nuestros hijos ven en la televisión cosas que, o son violentas de por sí, o realmente incitan a la violencia. Véanse asesinatos, violencia de género, secuestros, actos vandálicos, cientos de muertos en guerras y pateras y un largo etcétera… ¿Que vean eso no nos preocupa y que maten a la madre de Bambi sí? ¿En qué tipo de sociedad vivimos?

Posible censura en Disney

El tema aquí es, ¿qué les decimos a nuestros hijos cuando nos preguntan por qué “esos señores” matan a la madre del “pobre Bambi”? AHÍ ESTÁ EL PROBLEMA. Muchos se limitan a decir: “porque son malos” y ¡hala!, a seguir la tarde en armonía. Pero muy pocos son los que dedican 5 minutos a explicarles que es “porque la carne que comemos cada día y compramos en el súper sale de los animalitos” o “porque es necesario hacer un control poblacional de ciertas especies”…

Entonces, ¿qué pasa? Yo os lo cuento, pasa que esos niños crecen pensando que la caza es mala, los cazadores son monstruos y la carne que comen sale de las bandejas del súper, así, sin más, por arte de magia… Porque sí, la vaca nos da la leche pero... ¿por qué no nos cuentan quién nos da los chuletones, o los filetes de pollo, o la perdiz escabechada, o el paté de oca? Y ¿por qué no nos cuentan las diferencias entre cómo consigue la carne un cazador y cómo la consiguen las grandes superficies? Quizá, si lo hiciésemos, los cazadores no serían unos “monstruos” para ellos ni la caza parecería una “aberración”. Quizá, si nos dedicásemos a explicar las cosas como se deben explicar, no haría falta censurar imágenes ni inventarse historias para justificarlas. Quizá aquellos que pensaron en llevar la caza a las escuelas hicieron algo bueno. Quizá si contásemos las cosas como son, viviríamos en otro tipo de sociedad. Quizá, la imagen errónea que da la factoría de dibujos animados sobre algunos temas, no sea la única parte del problema… 

Como dice la canción: Quizás, quizás, quizás…