Pasar al contenido principal
ASAJA DENUNCIA LA SITUACIÓN

Los lobos vuelven a atacar en Palencia, donde se registra un ataque cada 3 días

El último ataque se produjo ayer en una ganadería de Valberzoso, que se saldó con un ternero herido de muerte que tendrán que sacrificar por las heridas. Los ganaderos palentinos están sometidos al lobo.
El ternero atacado ayer por los lobos cuando fue encontrado por el ganadero. / Fotografía: Onda Cero El ternero atacado ayer por los lobos cuando fue encontrado por el ganadero. / Fotografía: Onda Cero

La Asociación Agraria de Jóvenes Agricultores (ASAJA) de Palencia, ha denunciado un nuevo ataque de lobos en una explotación ganadera de la región. La zona norte de Palencia es una de las zonas con mayor índice de ataques, registrándose uno cada tres días de media, aunque tal y como ha denunciado ASAJA en otras ocasiones, “muchos de ellos se quedan sin denunciar y no cuentan en los registros”. En el ataque que se produjo ayer en una ganadería de Valberzoso, un ternero acabó con heridas que después han resultado mortales. Colgajos de piel, trozos de carne arrancados y marcas de dentelladas por todo su cuerpo, dejaban al ternero de apenas unos meses en un calamitoso estado que le ha terminado condenando a muerte. 

 

Los ganaderos se levantan cada mañana con la incertidumbre de no saber si les ha tocado a ellos durante la noche, encontrándose en muchas ocasiones escenas tan lamentables como la que dejaba el ternero atacado ayer. El elevado y creciente número de lobos en la provincia ha traído consigo un incremento notable de los ataques a ganaderías, especialmente en la zona norte de la región. Desde ASAJA han manifestado su profunda preocupación al respecto de la situación actual, exigiendo a la Administración que ejerza un mayor control sobre la población de estos depredadores ya que “con el número actual de lobos que hay es imposible la convivencia con las ganaderías”. 

 

Las ganaderías están en peligro de extinción

 

No es la primera vez que desde ASAJA o los propios ganaderos han asegurado que la ganadería extensiva se encuentra en “peligro de extinción”. Esta delicada situación es fruto del aumento exponencial que han tenido las poblaciones tanto de osos como de lobos, que han traído consigo la desgracia para muchos ganaderos. El principal problema reside en la falta de medidas desarrolladas por las administraciones para ejercer un control sobre estas poblaciones, así como la escasez de medios que permiten paliar los daños que sufren los ganaderos. 

 

Las ganaderías son “casi la única actividad capaz de radicar población en el medio rural y generadora de riqueza y alimentos de calidad en la provincia”, además de la importantísima labor de limpieza de montes y desbroce que desarrolla, que disminuye el riesgo de incendios forestales en las zonas donde hay ganado. En ningún momento los ganaderos piden que se erradique el lobo de los montes, lejos de ello, lo único que piden son medidas que fomenten y faciliten la coexistencia entre ambos.