Pasar al contenido principal
SE ENFRENTAN AHORA A UN DELITO DE RECEPTACIÓN DE ANIMALES

Aparecen 3 cabras que habían sido robadas por los animalistas en un incendio en 2017

La Guardia Civil ha localizado tres cabras que habían sido sustraídas por los animalistas en Portugal, durante un incendio en 2017 y que tenían escondidas en Navarra desde entonces.
La Guardia Civil junto a los animales incautados en Navarra. La Guardia Civil junto a los animales incautados en Navarra.

Las personas que tenían los animales sustraídos en Navarra, ahora se enfrentan a la acusación por delito de receptación de animales. Estas cabras fueron sustraídas en la localidad portuguesa de Penedo y ahora, gracias a la labor de la Guardia Civil Navarra, se hará justicia sobre los animalistas que las robaron aprovechando el caos de un incendio. Durante el verano y principios de otoño de 2017 se vivió en la península ibérica una de las peores oleadas de incendios que se recuerdan, que afectó en gran parte al país vecino Portugal. Los voluntarios acudían a las zonas más devastadas por las llamas tanto desde Portugal como desde España, con el fin de colaborar en labores humanitarias. O al menos la gran mayoría, porque otros, como se ha podido comprobar ahora, acudieron a lo de siempre. 

 

La falta de vergüenza del animalismo queda desenmascarada una vez más con otro ejemplo escandaloso de sus malas prácticas y su falta de escrúpulos. Varias personas que formaban parte de una ONG animalista, acudieron al lugar supuestamente a prestar su ayuda, pero la realidad fue que en medio del caos organizado por el incendio y mientras los demás voluntarios estaban comiendo, aprovecharon para robar tres cabritos que habían logrado sobrevivir a las llamas. Esos tres cabritos eran, según han relatado los afectados, “la única esperanza para la aldea” porque “eran lo único que se pudo salvar del desastre”.

 

El Seprona de Navarra: expertos en estos delitos

 

Fue el Equipo de Seprona de la Guardia Civil de Navarra quien asumió las competencias para la investigación de estos hechos, dada su experiencia en asuntos similares. Se desplazaron al lugar en numerosas ocasiones, realizando las inspecciones necesarias y procediendo con la investigación. La Guardia Nacional Republicana de Portugal colaboró estrechamente con ellos, a quien hubo que sumar la colaboración ciudadana y gracias a todos, lograron estrechar el cerco y acabaron por concluir que los cabritos se encontraban ahora en la comunidad foral

 

La investigación prosiguió y acabaron, no sin mucho trabajo, por deducir que los animales se encontraban en la localidad de Merindad de Sangüesa. Se realizaron numerosas inspecciones, en las que lograron localizar a las tres cabras ya adultas, de las que sus propietarios no fueron capaces de justificar su procedencia de forma legal. Los animales carecían además de número de crotal, por lo que fueron finalmente incautadas y trasladadas al Centro de Recuperación de Fauna situado en la localidad de Ilundáin (Navarra).

 

Vuelta a casa

 

Varios voluntarios han acudido desde Portugal para recoger a los animales, que les han sido entregados por los agentes del Seprona que los incautaron. Las personas que tenían a los animales retenidos en Navarra han sido imputados en calidad de investigados por un presunto delito de receptación, ya que supuestamente conocían la procedencia ilegal de los animales.