Pasar al contenido principal
Se los llevaron sin orden judicial

Animalistas roban casi 200 perros de un criadero y se niegan a devolverlos

Nuevo escándalo protagonizado por varias protectoras. Según denuncian los responsables de un criadero, los animalistas se han llevado 192 perros “sin orden judicial”.
Animalistas perros Altanería Algunos de los perros que estaban en supuesto mal estado.

Así lo explica el propietario del criadero Altanería S.L., José García que, desde hace un año, viene siendo víctima de una campaña de acoso y derribo liderada por las protectoras vegano-animalistas ANAA y FAPAM. Tras recibir numerosas amenazas por parte de los radicales, tuvo que ver como se llevaban de su recinto casi 200 canes sin ningún tipo de orden judicial. García, poco pudo hacer.

 

El refugio Altanería, ubicado en Paracuellos del Jarama (Madrid), cuenta desde hace tiempo con un gran prestigio. Pero desde hace un año, se ha iniciado una campaña en la que las dos entidades animalistas citadas han difundido un falso mensaje, acusando a los responsables de maltratar a los animales que aloja. A esta campaña también se ha sumado la actriz Lluvia Rojo, famosa por su aparición en la serie de TVE ‘Cuéntame cómo paso’.

 

A pesar de las acusaciones de ANAA y FAPAM, los estudios técnicos enunciados por el Seprona dan la razón a José García. Según argumenta, los agentes de la Benemérita visitaron el centro y emitieron un informe favorable aclarando que los perros de Altanería se encontraban en un estado “inmejorable”.

 

Animalistas roban perros

 

La letrada del criadero denuncia que los animalistas han cometido una negligencia, ya que al parecer el juzgado de Torrejón de Ardoz dictó un Auto de Sobreseimiento que dio la razón a Altanería. Asimismo, el juez encargado del caso no apreció ningún tipo de “sufrimiento animal” y acabó archivando la causa. 

 

Pero las protectoras continuaron con su litigio. Altanería S.L. denuncia que ANAA y FAPAM “convencieron” a las autoridades municipales de que los perros no estaban en buenas condiciones. Con estas, el director general de Agricultura y Ganadería de la Comunidad de Madrid mandó a los miembros del Seprona a incautar los 192 canes, que fueron cedidos a las protectoras animalistas.

 

A tenor de las imágenes del momento en que los perros son intervenidos, las dudas son cuanto menos palpables. Como se puede apreciar, las fotografías de los animales en manos de los agentes no evidencien a primera vista ningún indicio de maltrato. Tampoco se ven signos de que los perros se encuentren en esas deplorables condiciones que los animalistas denuncian. 

 

Animalistas roban perros

 

Los animalistas no quieren devolver los perros

 

A lo largo de este año, el procedimiento judicial ha continuado. El criadero, con el apoyo de la Federación de Asociaciones Canina, interpuso un recurso contra la Comunidad de Madrid. Este ha sido admitido y ha declarado nula la decisión de la Dirección General de Agricultura de requisar los perros. No obstante, los animalistas siguen en sus trece y se niegan a devolver los animales a su legítimo dueño.

 

Ahora, la causa está en el Tribunal Superior de Justicia de Madrid, que debe pronunciarse al respecto. Pero desde el criadero reconocen que el asunto va para largo. “Todavía no vamos a poder recuperar a los perros”, lamentan los responsables de Altanería.

 

Negocio animalista

 

Mientras tanto, la campaña animalista continúa en las redes sociales. Pero parece que el asunto ha ido más allá. Los afectados que las protectoras han sacado tajada de los perros adquiridos de forma negligente.

 

Según el presidente de la Federación de Asociaciones Caninas, muchos de los canes propiedad de Altanería han sido vendidos. “Tenemos constancia testimonial de que las protectoras han hecho negocio con los animales y vamos a llegar al trasfondo del asunto. Ambas reciben subvenciones públicas y esto no se puede tolerar”, denuncia el hombre en Libre Mercado.

 

Animalistas roban perros

 

Más de 300.000 euros de pérdida

 

Tras el suceso, José García que le han arruinado psicológica y económicamente: “mi vida está destrozada”, afirma. Cuando los animalistas perpetraron el robo, se desmayó y se acabó abriendo la cabeza. Algunos de los empleados de Altanería tuvieron que ser incluso hospitalizados, sufriendo uno de ellos un amago de infarto.

 

Las pérdidas económicas del dueño de Altanería superan los 300.000 euros. No obstante, el responsable afirma que no hay cantidad que revierta este disgusto. “Esto es irreversible. Yo ya no me levanto, me han hundido y lo siguen haciendo con total impunidad”, se queja José García con total resignación.