Pasar al contenido principal
HA OCURRIDO EN GURB, BARCELONA

Animalistas provocan la muerte de 100 crías de conejo tras asaltar una granja para liberarlos

Es uno de los últimos disparates cometidos por los activistas radicales, que se colaron en una granja cunicola para liberar a 16 conejos, provocando la muerte de 100 crías ya que eran todas madres lactantes.
Fallecieron más de un centenar de animales durante y tras el asalto animalista.  Fallecieron más de un centenar de animales durante y tras el asalto animalista.

Desde el principio hemos denunciado que los movimientos animalistas parten de un desconocimiento absoluto de la fauna y una radicalización del pensamiento, que les lleva a emprender acciones de fatales consecuencias como la que protagonizaron hace unos días. En sus ridículos intentos de parecer héroes, los animalistas asaltan de vez en cuando explotaciones ganaderas para “denunciar” el estado en el que viven los animales o para “rescatar” algunos de ellos. Son muchos los ejemplos que podríamos citar de acciones de este tipo, que lejos de suponer un movimiento de lucha en favor de los derechos de los animales, son un asalto a la propiedad privada además de un cúmulo de delitos que deberían estar más duramente castigados por el código penal. 

 

Abortos, columnas rotas y crías sin madre

 

El desastre organizado por los activistas en Gurb, Cataluña, fue absoluto. Las gravísimas consecuencias de su último sabotaje en una granja de conejos, donde se colaron para liberar a 16 animales, se han cobrado la vida de más de un centenar de conejos.  Los animales “rescatados” resultaron ser madres lactantes o a punto de parir, por lo que acabaron provocando el fallecimiento de un centenar de crías gracias a su “liberación”. 

 

Tras el asalto y robo de los conejos por parte del grupo animalista, muchas de las crías murieron a causa del estrés, se contabilizaron cinco madres preñadas muertas además de los numerosos abortos que provocó la situación por el alto nivel de ansiedad que alcanzaron los animales, y se encontraron con la columna rota otros tantos ejemplares. Los veterinarios confirmaron mediante un comunicado que habían tenido que sacrificar a 90 gazapos procedentes de las madres que habían robado los animalistas. 

 

El enfrentamiento entre ganaderos y animalistas

 

Un grupo de ganaderos organizados a través de un grupo de whatsapp, tuvieron cocimiento gracias al aviso de uno de ellos del asalto que se estaba cometiendo, por lo que intentaron detenerlo. En la acalorada discusión hubo momentos realmente tensos que llegaron a las manos en algunas ocasiones, hasta que finalmente llegaron los Mossos, quienes identificaron a 15 de los asaltantes animalistas pero no pudieron enconrar ni rastro de los animales que habían robado. 

 

El Ayuntamiento en defensa de los ganaderos 

 

Los animalistas se enfrentan ahora a la investigación y posterior juicio por los hechos, para lo que el propio Ayuntamiento de Gurb se ha personado como acusación popular tal y como informaban a través de sus redes oficiales con el siguiente mensaje: “Esta tarde una propiedad de Gurb ha sufrido un ataque de los animalistas. El Ayuntamiento se presentará como acusación popular porque rechaza totalmente estas acciones y defiende los ganaderos de Gurb que hacen bien las cosas”.