Pasar al contenido principal
Es propiedad del representante de la Plataforma para la Derogación de la LPA de esta región

Los animalistas podrían estar detrás del incendio de una finca en La Rioja

Este pasado viernes, 22 de febrero, una finca resultaba gravemente afectada por un incendio. Pero todo hace indicar que no se trata de un fuego cualquiera, sino obra de animalistas.
Animalistas_finca_Rioja_G Estado en que quedó parte de la finca de Iván Pérez (Foto: Facebook).

Como la experiencia es un grado, y en el colectivo cazador sabemos bien cómo se las gastan desde ciertos sectores, es difícil equivocarse en este caso. Pasamos a describir los hechos y ustedes mismos podrán valorarlo.

 

El miércoles de la semana pasada, Iván Pérez, representante del Movimiento Ciudadano para la Derogación de la Ley de Protección Animal de la Rioja, entregaba en el Parlamento regional un documento con 24.000 firmas recogidas en contra de la aprobación de dicha norma.

 

Dos días después, el viernes concretamente, este hombre recibía una llamada donde le avisaban que su finca rústica estaba ardiendo. Dos camiones de bomberos consiguieron extinguir el incendio, pero la propiedad de Iván ya había sufrido severos daños.

 

"No es casualidad"

 

Una vez que todo anduvo en calma, Pérez denunciaba los hechos en su perfil de Facebook y analizaba detenidamente los hechos, negando en todo momento de que se tratara de algo fortuito.

 

Según explica, en el incendio se prendió fuego a las mangueras de riego de la finca (aumentando el daño ya que evitaría la autonomía en la extinción). Asimismo, los autores también quemaron la leña seca acumulada de las labores de limpieza de los árboles, así como la leña comprada para el hogar. Puntualiza que ambas se encontraban alejadas de la zona de barbacoa para evitar incendios por descuidos o accidentes. Por último, Iván explica que en el incendio también se vio afectado un nogal de 12 años.

 

“Ha habido suerte –continuaba detallando Iván- porque el viento iba en sentido opuesto al chalet y, el daño económico, podía haber sido mayor si hubiera alcanzado la vivienda o el almacén de maquinaria agrícola”.

 

Después de relatar todo lo ocurrido, Iván Pérez se mostraba convencido. Como hemos apuntado unas líneas más arriba, él expresa que el fuego no ha sido fruto de la casualidad, es obra de radicales animalistas.

 

A pesar de ello, este hombre no está dispuesto a achantarse ni darse por vencido, y lanza un aviso a los radicales. “Si piensa alguien que me van amedrentar, coaccionar o callar la voz de lo que pensamos la inmensa mayoría de los riojanos respecto a la ley animalista aprobada en la Rioja y en vigor desde el 1 de diciembre de 2018, están muy equivocados”, alega con firmeza Iván Pérez.

 

Antecedentes en la zona

 
Y es que cerca de esta zona, los anticaza del Frente de Liberación Animal han perpetrado recientemente varios ataques contra puestos de caza, como hemos venido informando en este medio.

 

En varios lugares de Navarra y el País Vasco, desde finales del pasado año, los animalistas y ecoterroristas han protagonizado una oleada de acciones violentas, destruyendo numerosas torres y puestos de caza, así como varias cabañas de cazadores.

 

En diciembre, varias células del FLA se coordinaron para delinquir en Ermua, Eskoriatza, Mendiola, Pasaia, Gares, Eunate, Erreniaga, Peralta, y Quinto Real. En total, lograron derribar 25 torres y destrozar aún más puestos.

 

Fla torres caza.

 

En la zona de Aranguren, los ecoterroristas reivindicaron también  el destrozo de cinco puestos de caza, una torreta y una cabaña de cazadores, concretamente durante la noche del 4 al 5 de enero.

 

El último caso se produjo en Yelz (Navarra). Aquí, los radicales sabotearon más de una decena de puestos palomeros y dos cabañas de cazadores. En esta ocasión, además, amenazaban con que “no serán los últimos”.

 

FLA Yelz

 

Más sonado fue el caso de Andosilla, donde un animalista pirómano prendió fuego de forma intencionada a una zona de pinares con el claro objetivo de destruir  los puestos de caza que allí se encontraban. Como él mismo reconoció, sabía que en las instalaciones había en esos momentos varios cazadores practicando la actividad.