Pasar al contenido principal

Las animalistas de las gallinas violadas fotografiadas con una hamburguesa

De fotografiarse con un cartel que dice “los animales no son comida” y el lanzamiento de su campaña “las gallinas son violadas” y “no comáis huevos”, a fotografiarse con una hamburguesa y una pizza con carne.
Las activistas "cazadas" comiendo carne. Las activistas "cazadas" comiendo carne.

“Lecciones vendo, que para mí no tengo”, podría ser el título de la imagen, porque se trata de una muestra más de que en la filosofía animalista, se hace de todo menos predicar con el ejemplo. Una de las fundadoras de “Almas Veganas”, asociación de activismo radical en defensa de los animales, protagonizaban esta semana un bochornoso espectáculo tras la difusión de varios vídeos asegurando que las gallinas son violadas por los gallos y que no hay que comer huevos. Pues bien, ha trascendido una fotografía de una de ellas, junto a un plato con una contundente hamburguesa de carne y una pizza.

 

Los animales no son comida… para los demás

 

En la doble vara de medir de la moral de este colectivo tan firme en sus propósitos -dicho con manifiesta ironía-, se encuentra el adoctrinamiento social en contra de cualquier producto de origen animal, para atiborrarse ellos después con todo lo que tachan de inmoral. La protagonista de la imagen es la misma persona que estos días ha salido hasta en televisión, tras el escandaloso vídeo en el que ella y una compañera suya, rompían varios huevos como gesto heroico clamando igualdad para las gallinas.

 

El despropósito es tal, que han llegado a mezclar en una misma frase referencias al capitalismo, al “heteropatriarcado”, la lucha feminista, la igualdad de las mujeres, el “antiespecismo” y la presunta violación de las gallinas por los gallos, -aquí les concedemos el derecho a la presunción de inocencia-. Es decir, que no saben ni lo que defienden, porque semejante revuelto de conceptos no hay por donde empezar a cogerlo.   Al final es lo de siempre, radicalismo infundamentado buscando un minuto de gloria, fomentando el odio contra quienes no piensan igual que ellos. Pero la realidad, es que son los primeros en contradecirse.

 

Un ejemplo más

 

No son las primeras que son pilladas mediante alguna foto o algún vídeo, haciendo aquello que critican y supuestamente aborrecen. Como fue el caso reciente de la vegana con millones de seguidores que quedó en evidencia al salir en un vídeo comiendo pescado. Lo grave es que pidió disculpas a sus seguidores en un vídeo alegando que todo fue por problemas de salud, pero sin llegar a reconocer que la dieta vegana es un atentado contra la física humana.