Pasar al contenido principal
ANIMALISTAS CONTRA LA CAZA

Animalistas piden controles psicológicos a los cazadores cada 4 meses

La la Asociación Animalista Libera y la Fundación Franz Weber han presentado un escrito solicitando la modificación de la Ley de Caza de Galicia, para incluir en la misma nuevos condicionantes para obtener y mantener la licencia.
Losanimalistas gallegos vuelven a cargar contra la caza, exigiendo una reforma de la Ley de Caza que implante controles cada 4 meses para mantener la licencia. Los animalistas gallegos vuelven a cargar contra la caza, exigiendo una reforma de la Ley de Caza que implante controles cada 4 meses para mantener la licencia.

Los animalistas vuelven a la carga, buscando el litigio contra los cazadores de la forma que sea. Esta vez sus esfuerzos se han centrado en un intento de dificultar el proceso de obtención de la licencia de caza, sumado a la complicación de mantener el permiso teniendo que realizar cada cuatro meses, una serie de controles médicos y psicológicos obligatorios

 

Según el escrito que han presentado, los cazadores solo podrían obtener y conservar la licencia por un año, mediante el refuerzo de los controles previos a la obtención del permiso y el exhaustivo examen que deberían pasar cada cuatro meses para poder mantenerla en vigor, una vez se haya superado el pertinente examen.

 

Tal y como desarrollan en su propuesta, el cazador debería superar todos los test de carácter previo, y en caso de no hacerlo, le sería retirada la licencia por un periodo el doble de largo que el equivalente al del control, es decir, ocho meses. El cazador tendría opción de recuperar de nuevo su licencia una vez pasados los ocho meses, teniendo que realizar de nuevo todos los trámites

 

La argumentación de las asociaciones animalistas que justifican tal despropósito administrativo de propuesta, se basan en que estas medias, supuestamente contribuirían a un aumento de la seguridad durante el ejercicio de la caza, reduciendo también las “situaciones de riesgo que se vienen dando en los montes gallegos, donde senderistas, recolectores de setas o simples visitantes dejan de transitar por estos espacios naturales por miedo a recibir un disparo”

 

Aseguran además que en Polonia ya existen medidas semejantes que obligan a los cazadores a pasar por controles rutinarios. Así mismo los colectivos animalistas han asegurado que “no se están realizando actuaciones al respecto del consumo de bebidas alcohólicas y sustancias estupefacientes o psicotrópicas” en la comunidad.

 

Los animalistas han enfatizado en que en la normativa actual no se contemplan tasas límite de alcohol en sangre para ser sancionados, a pesar de que estas competencias, se cuentan como facultativas de los cuerpos de seguridad. 

 

“Resulta irreal que una persona con capacidad para portar armas de fuego y munición letal en espacios abiertos durante varios días a la semana no supere de forma regular actuaciones integrales de carácter médico”, han asegurado las dos asociaciones que orquestan esta última protesta, que aprovechaban para recordar que “en estas batidas participan menores de muy corta edad como espectadores y acompañantes”.