Pasar al contenido principal
Estuvo un poco por encima de la media de los diez últimos años

Adiós a una buena temporada de caza de becadas

En febrero se echó el cierre en todas las autonomías a la caza de la becada y con ello acabamos una temporada que podemos decir que estuvo un poco por encima de la media de los diez últimos años y que, en términos generales, fue buena para los becaderos.
Adios_Temporada_Becada_G Becada entre las hojas al pie de un árbol.

A lo largo de estos últimos casi cuatro meses, hemos tenido casi constantemente pájaros en el monte, pero han sido dos las entradas fuertes de becadas, una a finales de noviembre y, quizás la más importante, la de finales de enero, que debido al temporal de frío y nieve, arrastró ejemplares que se encontraban más al norte.

Becadas por allí

Los franceses en enero tenían mucha sorda, que se había acomodado por el clima benigno, pero en cuanto azotó el inverno, se fueron de allí y se desplazaron a terrenos más cálidos. Fue en ese momento cuando en zonas del sur de la Península, como Málaga, Huelva, Cádiz y alguna provincia más, muchas becadas que huyeron de las nieves se encontraban en sus montes, todo ello corroborado tanto por los cazadores de menor y miembros del Club de Cazadores de Becada con Perro en sus avistamientos nocturnos como por los de mayor en las monterías.

Perros becaderos en un patrón.

Otros lugares en los que me han afirmado que las becadas se encuentran en gran número, textualmente que “están llenos”, son Marruecos y Túnez. Posiblemente habrá más destinos que acojan a las sordas, pero concretamente en ésos son muchos los cazadores españoles que van a cacerías de jabalí y continuamente las ven pasar volando por los puestos. Pero hay una particularidad, en Túnez no dejan cazar la becada a los extranjeros, sólo está permitida para los locales, los cuales hacen verdaderas barbaridades, cazándolas de noche o como aquí se hacía antes, al paso.

Becadas por aquí

Volviendo a nuestras tierras y después de haber calificado la temporada como buena, por lo menos a mí me lo ha parecido, quizás haya habido alguna zona en la que no ha habido el número de becadas que se esperaba, como el Pirineo catalán y el aragonés; allí parece que no se ha cazado como en años anteriores, pero tampoco ha llegado ni con mucho a lo de la pésima temporada anterior.

El autor del artículo y otros cazadores, con tres becadas cazadas en la temporada 2018-19.

Cantabria y Asturias son otros dos puntos en los que aun habiendo becadas en cantidad, no ha llegado a los datos exagerados que tuvieron la temporada pasada. Por lo demás, el resto de Comunidades ha acogido buena cantidad de pájaros, que se han repartido casi por igual y dando oportunidades a todos los cazadores.

Yo he acabado satisfecho la temporada, sé que para muchos nunca es suficiente, pero con los tiempos que corren, con tener la suerte de hacer unas cuantas salidas a pitorras, tener algún perro joven que le hayamos visto una buena evolución, levantar casi todos los días alguna y si encima cazamos unas cuantas, no hace falta que el número sea exagerado y nos podemos dar por contentos.

(Luis Manuel Gallo).