Pasar al contenido principal
ACCIDENTE DE CAZA

Un cazador se cae de un árbol y el arma se le dispara en el pecho

El cazador se encontraba de espera en un árbol, pero al bajar tropezó y cayó provocando que el arma se disparase, alcanzándole el balazo en el pecho.
El cazador resbaló y cayó, con la mala fortuna de que el arma se disparó y le alcanzó en el tórax. El cazador resbaló y cayó, con la mala fortuna de que el arma se disparó y le alcanzó en el tórax.

Aunque no sean una cosa frecuente por fortuna, a veces los accidentes de caza ocurren y conmocionan a todo el sector. Ayer por la noche ocurrió la desgracia de nuevo, entristeciendo a todos los cazadores que ahora rezan por la recuperación de un compañero. En un fatal accidente de caza, un cazador cayó del árbol en el que estaba de aguardo con la mala suerte de que el arma se disparó y le alcanzó en el pecho. 

 

Isidro N. es el desdichado cazador de 67 años que sufrió el accidente esta misma noche, y ahora se encuentra ingresado con pronóstico reservado. Al entrar en el hospital, el primer diagnóstico acusaba “una herida de bala en el tórax producida por un arma de fuego”. Isidro se encontraba cazando en la Estación Don, en Sonora, (México) realizando un aguardo nocturno desde un apostadero subido en lo alto de un árbol.

 

Según hemos podido conocer por los datos de la Policía de Investigación del Estado de Sonora, el hombre se encontraba de caza subido a un árbol y se desconoce el motivo por el que perdió el equilibrio y cayó de este, provocando en la caída que el arma se le disparase alcanzándole en el pecho. Poco después fue auxiliado y trasladado al hospital

 

Nadie puede evitar que un accidente ocurra, pero si podemos tomar algunas precauciones que reducirán considerablemente las probabilidades de que ocurra una desgracia. En este caso, no sabemos a ciencia cierta por la poca información que ha trascendido si el cazador se cayó desde arriba o intentando bajar. Independientemente de como fuere, aquí dejamos algunos de nuestros consejos más básicos a la hora de ir a cazar para aumentar la seguridad y minimizar los riesgos: 

 

  • Tener siempre el seguro del arma puesto 

 

  • Llevar siempre el arma sin bala metida, hasta que estemos colocados en el apostadero. Especialmente cuando tengamos que subir o bajar de un árbol (o torreta o cualquier tipo de puesto). 

 

  • Comprobar que no tenemos la bala metida. Nunca está de más un exceso de prudencia y hay accidentes absurdos que podrían haber evitado con un vistazo más. 

 

  • Llevar una linterna en el equipo: descender de algunos puestos cuando ya no hay luz puede ser peligroso, sobretodo si cazamos solos y podemos sufrir un accidente y que nadie se entere. Hay linternas ligeras que se adaptan a la cabeza y nos permitirán tener las manos libres. 

 

  • Llevar un teléfono con batería: aunque lo apaguemos durante el aguardo, es fundamental tener siempre un teléfono que nos permita pedir ayuda en caso de urgencia. 

 

  • Avisar a alguien de confianza donde vamos a encontrarnos y una hora límite, en caso de no poder pedir ayuda si se sufre un accidente es mejor que alguien esté pendiente de nuestra vuelta.