Pasar al contenido principal
En los últimos compases de otra buena temporada corcera

Resolvemos 7 grandes dudas sobre los tiros al corzo

Aunque no gozan del mismo protagonismo que en primavera y principios de verano, todavía hay autonomías que brindan la oportunidad de cazar corzos a rececho, de ahí que a continuación resolvamos 7 grandes dudas sobre el tiro a los últimos corzos del año.
Dudas_Tiro_Corzo_G A punto de tirar un corzo en una mañana de septiembre.

¿Dónde hay que apuntar a los corzos?

Como el corzo es un animal más bien pequeño, el blanco óptimo es menor que un folio y no podemos andar con filigranas. Así que lo suyo es apuntar al medio del pecho, subiendo por la pierna en medio del costillar.

No hace falta apurar e intentar meter la bala en el codillo para tocar el corazón, siendo mejor asegurar buscando el centro sobre la pata delantera. Si nos vamos un pelín traseros, todavía tocamos hígado, mientras que un pelín delanteros, la base del cuello.

¿Cuál es la distancia óptima de tiro?

En mi opinión, entre 80 y 150 metros. Intentar reducir esa distancia es una tontería y un riesgo cierto de que se nos vaya porque nos vea. Tirar a más de esos 150 metros es una cuestión sólo de confianza en uno mismo y en su arma, por lo que únicamente se debe intentar si uno está muy hecho a ambas cosas.

¿Cómo reaccionan a los disparos fallados?

Cuando un corzo se queda mirando como un pasmarote después de un tiro, en el 99% de los casos no lo hemos tocado. Si ladra después del tiro, otro tanto. Por el contrario, si sale corriendo como un bólido sin decir ni mu, hay muchas probabilidades de que lo hayamos enganchado. Sólo los corzos más resabiados reaccionan con una carrera a un tiro fallado.

¿Y a un tiro que les ha dado?

Según donde impacte nuestra bala, el corzo va a reaccionar de una u otra forma. En general, vamos a ver que o bien se arrugan o bien brincan, y en muchos casos lo hacen empezando una alocada carrera. En otras ocasiones caen como fulminados por el rayo. Es en esos casos cuando hay que andar más espabilado, porque son siempre síntoma de tiro en la columna o en el cuello y pueden resultar muy fácilmente un calentón de agujas o un tiro en un cuerno que no los mata.

Con un corzo abatido en estas fechas tras un certero disparo.

¿Qué hay que hacer tras el tiro?

Lo primero, recargar sin solución de continuidad por si necesitamos un tiro de remate. Lo segundo, tomar los puntos y referencias de dónde estaba el corzo en el momento del tiro y por dónde se ha ido si no cae en el sitio. Lo tercero, volver a tomar esas referencias y luego esperar (digo lo de volver a tomar las referencias para resaltar lo importante que es, a fin de que luego no andemos dando tumbos en busca del corzo).

¿Cuánto tengo que esperar tras el disparo?

Según los puristas, una media hora de reloj. Según la experiencia, al menos veinte minutos. Según la realidad, todo lo que aguantes, que suele ser poco. Al menos debemos dejar unos diez minutos para que se enfríe la herida. Por supuesto, si el corzo ha caído como un trapo, no debemos confiarnos y tendremos que estar con el rifle cargado y alerta por si se levanta.

¿Cómo debo aproximarme al animal abatido?

Siempre, siempre, hay que acercarse a un corzo como si estuviera vivo y dispuesto a salir corriendo, así que rifle en guardia y listo para tirar de nuevo. Y si vamos acompañados, asegurarse de que nuestros amigos vayan siempre por detrás de nosotros para que no estorben en caso de necesidad. Una vez hemos llegado a su altura, sin ruido alguno tocamos con la punta del cañón el ojo para ver si hay reacción.

(Texto: R. Centenera / Fotos: A. A.-Á. y Archivo)

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para facilitar y analizar la navegación de sus usuarios y proporcionarle una mejor experiencia en el uso del mismo. Si está de acuerdo siga navegando o pulse en ACEPTAR. Ver más detalles.