Pasar al contenido principal
En la provincia de Soria, a través de un paro general convocado por ARRECAL

Las rehalas podrían no cazar por la Operación Podenco

Ya hemos informado aquí de las dificultades que la denominada Operación Podenco está generando en el colectivo de rehalas sorianas, las cuales, a través de ARRECAL, han convocado un paro general esta temporada de monterías y batidas por el acoso sufrido.
Rehalas_Arrecal_Paro_G Rehalero con algunos de sus perros en una montería soriana.

En nota de prensa remitida por la Asociación de Rehalas Regionales (ARRECAL), ésta comenta que “en menos de un mes empiezan las batidas y monterías, marcando en muchos de nuestros pueblos una etapa de vitalidad y de ingresos para dinamizar nuestra economía rural, gracias a los miles de aficionados que se desplazan a tierras sorianas, recursos importantísimos para muchos pequeños ayuntamientos y monterías necesarias para contribuir al control de una fauna en constante aumento y con graves problemas de daños, tanto agrícolas, sanitarios (con una PPC a las puertas de nuestro país), como de accidentes en carreteras”.

Pero continúa ARRECAL afirmando “que el pesimismo y la incertidumbre marcan el comienzo de esta etapa. Los rehaleros seguimos inmersos en una sinrazón muy peligrosa para el futuro, y la Operación Podenco nos está afectando gravemente, tanto en aspectos deportivos como familiares y en el ámbito de la actividad que realizamos”.

Como consecuencia de lo anterior, la Asociación de Rehalas Regionales informa de lo siguiente:

  • No cazaremos en la provincia de Soria, en ninguna batida, gancho o montería, hasta que no se retire la campaña de acoso hacia el colectivo, auspiciada por sentimientos de odio y de desprecio hacia lo que representa la caza mayor con perros y sus prácticas tradicionales.
  • No hay nada que celebrar: el odio y la obstinación hacia los rehaleros continúa, auspiciados por populismos animalistas y contra todo lo que representa el mundo rural; una de las partes más débiles precisamente son los rehaleros, más de una década soportando constantes ataques y cambios normativos hacia nosotros y por el manejo que hacemos de nuestros perros de caza, elementos seleccionados en siglos de una actividad legal y honorable.
  • Exigimos respeto por nuestra actividad, el mismo respeto que el habitante urbano consigue hacia sus mascotas y en general en la tenencia de animales domésticos, sin agravios.
Caracola de un rehalero.
  • Los derechos que nos asisten son los que ganamos en siglos de actividad y en libertad. No admitiremos injurias de parte de quienes pretenden despojarnos con coacciones y amenazas, ya que lo único que pretenden es la prohibición total nuestra actividad.
  • Sabemos qué es lo mejor para nuestros animales, nos quieren imponer con el terror de las inspecciones y medidas judiciales el abandono de lo que hasta hoy es una forma de entender la vida.
  • La crueldad de quienes defienden a los animales se manifiesta en ataques personales, contra el honor y amenazas personales, concentrados en todos aquellos que practicamos cualquier actividad del mundo rural.
  • Nos juzgan los mismos que permiten ataques degradantes hacia el honor de las personas, en redes sociales y medios de comunicación en general, causando daños irreparables. Permitiendo ataques de odio y personales que nunca llegan a juicio.
  • Agradecemos a sindicatos agrarios como ASAJA y UPA de Soria que entiendan nuestros problemas y que nos apoyen, al igual que muchas orgánicas, agricultores, monteros y entidades cinegéticas que ya se están manifestando en las redes sociales.

(Fotos: A. A.-Á.)

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para facilitar y analizar la navegación de sus usuarios y proporcionarle una mejor experiencia en el uso del mismo. Si está de acuerdo siga navegando o pulse en ACEPTAR. Ver más detalles.