Pasar al contenido principal
Entrevistamos al cazador, Diego Noval, de este ciervo que ha dado 196 puntos en verde

Cazan un sensacional venado en berrea en Asturias

Septiembre es sinónimo de caza de venados a rececho, poco antes de la berrea y sobre todo durante la misma, cobrándose estas semanas probablemente los mejores trofeos de esta especie, como el espectacular ciervo cazado el 13 de septiembre en Asturias.
Ciervo_Diego_Asturias_G Diego Noval (izquierda) y el guarda Ramón Cueto (derecha), con el sensacional venado abatido el 13 de septiembre en Asturias.

Con los venados berreando ya en algunas zonas de nuestra geografía y a punto de hacerlo en otras, es este tiempo de celo de la especie, la berrea o brama, en el que los recechos de ciervos cobran su máxima expresión, y no sólo por los excepcionales ejemplares que se abaten, sino también por las buenas oportunidades que estas semanas nos ofrecen en materia de caza selectiva.

Así las cosas, en un periodo tan especial como el que nos encontramos, empiezan a hacerse públicas noticias y fotografías de excelentes trofeos de venado cobrados, como el del cazador piloñés Diego Noval, que el 13 de septiembre abatía en el lote de Cayón (Piloña, Asturias) un sensacional trofeo de 19 puntas y 196 puntos en verde.

En el Coto de Caza Piloña Asdeca y acompañado por el guarda Ramón Cueto, durante la primera cacería de la temporada, Noval logró abatir tan espectacular trofeo en la mañana del tercer y último día de su permiso de caza.

Al habla con el cazador

Puestos al contacto con el afortunado cazador, quien amablemente ha atendido a elcotodecaza.com y nos ha facilitado las fotos que acompañan estas líneas, lo primero que nos ha comentado, tras haber localizado el venado días antes del permiso e incluso la víspera del primer rececho, es que “el animal tenía una enorme área de campeo, resultando sorprendente que fuera capaz de cubrir tanto terreno”.

Diego Noval, con su magnífico venado asturiano.

Como nos señala Diego Noval, el coto de caza de Piloña, que gestiona Asdeca, tiene 21.000 hectáreas repartidas en 12 lotes, con el de Cayón, de 2.600 hectáreas, como escenario de esta cacería, que fue la primera de la temporada en todo el coto y la única de este lote, muy complicado de recechar por la abundante vegetación que tiene, de ahí que, a diferencia de otros lotes, que suelen disponer de tres permisos, el de Cayón sólo posee uno.

Con la mente puesta en este ciervo

Noval nos comenta que la peculiaridad de este coto es que “los trofeos de venado suelen ser cortos y gordos”, de ahí que un ejemplar con una cuerna tan larga y abierta como el que había avistado previamente se convirtiese en su objetivo prioritario durante el permiso de caza, adquirido en la subasta de recechos de ciervo, cierva y gamo que realiza el coto en junio. 

Por aquellos pagos asturianos es normal que en las mañanas de septiembre haga acto de aparición la niebla, y en los dos primeros días de permiso así ocurrió, oyéndose a los machos berrear pero siendo incapaces de verlos tanto el cazador como el guarda Ramón Cueto. Y como a la tarde suele apretar el calor, “los venados no se mueven ni berrean hasta última hora, casi de noche”.

Ramón Cueto, el guarda que acompañó a Diego en este exitoso rececho.

De esta manera, transcurridos dos días sin haber podido dar con el gran venado, el 13 de septiembre, con una mañana sin niebla y nublada, “perfecta para cazar”, pero también sin poder localizar el ciervo en cuestión y un tanto desanimados, otro guarda del coto les avisó que estaba divisando otro buen macho. Y fue al encaminarse hacia allí, que Diego y Ramón sorprendieron al venado que tanto habían buscado, el cual “estaba berreando a poco menos de 100 metros”.

Equipo y trofeo

Noval no perdonó a esa distancia y sacó buen provecho a su equipo compuesto por un rifle Tikka sintético del calibre 7 mm. Rem. Mag., visor Burris Eliminator 4-16x50 y balas Winchester Supreme.

El excelente trofeo, visto desde atrás y arriba.

Absolutamente feliz a pesar de no tratarse del primer gran venado que abate este cazador en su coto (el año pasado se hizo con otro ciervo espectacular, a menos de dos puntos de la medalla de oro), Diego Noval nos informa que el trofeo, de gran grosor y muy abierto, arrojó 196 puntos en verde, con 103 centímetros de longitud, 28,5 centímetros de roseta y 19 puntas (9 en el cuerno derecho y 10 en el izquierdo).

Por último, desde elcotodecaza.com queremos felicitar al cazador, al guarda y al coto de caza por tan increíble venado recechado en berrea y en abierto.   

(José María García Medina)

   
 

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para facilitar y analizar la navegación de sus usuarios y proporcionarle una mejor experiencia en el uso del mismo. Si está de acuerdo siga navegando o pulse en ACEPTAR. Ver más detalles.