Pasar al contenido principal
EN UN SOLO ATAQUE

17 ovejas muertas y 16 heridas en un brutal ataque de lobos en Los Monegros

En apenas dos años desde que llegaron los lobos a Los Monegros, se han producido más de 500 ataques al ganado, pero este ha sido sin duda el peor y más sangriento de todos cobrándose 17 víctimas y dejando muchos heridos.

“No se puede vivir con este miedo y con esta incertidumbre; el lobo va a acabar con la ganadería en nuestros pueblos”, manifiesta Jesús Seral, de Leciñena, propietario de la ganadería sobre la que el lobo se cebó en una noche trágica este pasado fin de semana cobrándose la vida de 17 ovejas y dejando malheridas otros 16 animales. Se trata del lobo de Los Monegros, unos ejemplares llegados desde Italia pertenecientes a la subespecie canis lupus italicus, un primo cercano del lobo ibérico. 

 

Desde que hace dos años se detectara la presencia de lobos por Huesca y Zaragoza, los ataques no han cesado y las manadas se han establecido de forma definitiva para temor de los ganaderos. Pero hasta la fecha, este ha sido sin duda el peor y más sangriento de los ataques acontecidos en Los Monegros. El pasado fin de semana el ganadero Jesús Seral se encontró por la mañana con la trágica escena en su rebaño, sin duda, unas pérdidas difíciles de recuperar. 

 

“Las pérdidas son tremendas e imposibles de paliar”, se lamenta Seral, quien explicaba además que las reses atacadas eran las que estaban preparadas para criar en septiembre, lo que hace que a la suma de la pérdida de los animales en sí, sea necesario sumarle los corderos previstos para este otoño. Además del trabajo invertido en ellas, algo que para Seral no cubren las indemnizaciones y asegura que “las ayudas no son la solución. El dinero solo te sirve para empezar de cero, pero no cubre las pérdidas reales”. 

 

"Las ganaderías de estos municipios no van a poder resistir"

 

En la zona de Los Monegros, Leciñena es uno de los municipios más castigados por los lobos desde que llegaran, junto con San Mateo de Gállego y Tardienta. "El lobo no va a salir de aquí y para nosotros va a ser la ruina. Las ganaderías de estos municipios no van a poder resistir”, reclama el ganadero desesperado en un intento de que la administración intervenga. Porque además, no es el primer ataque que sufre. 

 

En enero 2018 sufrió otro ataque que se saldó con varias víctimas mortales. En aquella ocasión, las reses se encontraban dentro de la cerca y para nada sirvió. Este último ataque en cambio se produjo cuando los animales se quedaron rezagados y no llegaron a tiempo a la zona de paridera. Aunque el ganadero ya duda de que hubiera servido para algo. 

 

La frustración es total en la zona y los ganaderos de Leciñena se sienten desamparados, “no podemos estar vigilando al rebaño día y noche; ni es posible ni rentable”, protesta Seral quien recuerda que se trata de un oficio “muy sacrificado” y que “un simple despiste te puede llevar a la ruina y no es justo”. Desde el gobierno de Aragón han hecho un llamado a la protección del ganado con el uso de vallados especiales y recuerdan la existencia de ayudas para paliar la presencia de este depredador.

 

La conquista de los lobos italianos 

 

Durante los últimos dos años, se han registrado más de 500 ataques a ovejas en toda la provincia, pero las autoridades están convencidas de que aun así hay muchos ataques que se han quedado sin denunciar. En Zaragoza ya se hablaba de la presencia del lobo, en Huesca no se pudo constatar su presencia hasta el 3 de abril de 2018, cuando el cánido decidió manifestarse matando cuatro ovejas y una cabra en la sierra de Tardienta. Aunque ha hubieran actuado antes en Leciñena, Perdiguera, Pina de Ebro, Novillas, Monegrillo, Farlete y San Mateo de Gállego, pero nunca en territorio oscense. 

 

Según la Unión de Agricultores y Ganaderos de Aragón (UAGA), desde que se detectaron los primeros ataques en junio 2017, se han contabilizado más de 500 ovejas muertas a manos de los lobos “monegrinos”, como han bautizado a los ejemplares asentados en Los Monegros

 

Los ganaderos se manifiestan sacando el ganado a la calle 

 

Los ganaderos de Huesca se han hartado y han salido a la calle acompañados por 150 cabezas de ganado para protestar contra los ataques de lobo y oso que sufren, a lo que hay que sumar la ineficiencia de las administraciones. La manifestación acontecida este domingo, fue organizada por la Plataforma contra el Lobo y el Oso en defensa de la ganadería extensiva y el mundo rural. 

 

José Luis Castell, presidente de la plataforma que organizaba la marcha, reivindicaba la involucración de las administraciones lamentando que “no hagan más por la supervivencia de la ganadería extensiva, ya que la actual situación, agravada por la presencia de los grandes mamíferos de fauna salvaje, aboca a muchas explotaciones a desaparecer”. Además se quejaba porque tal y como lo ven ellos, “protegen más a las alimañas que a los ganados”.