Pasar al contenido principal
Se podrá controlar la sobrepoblación todo el año

Más de 100 pueblos de Aragón, asolados por la plaga de conejos

Un total de 118 pueblos de la comunidad autónoma de Aragón están sufriendo de forma reiterada los devastados efectos de la plaga de conejos. Los controles poblacionales, se antojan como la única solución.
Conejos plaga Aragón Cada año, en Aragón, se capturan más de 500.000 conejos.

La declaración de zona de plaga quedó a inicios de verano cuando se publicó la Orden de Vedas de la región. De los casi 120 puntos afectados, 72 corresponden a la provincia de Zaragoza, 38 a la de Huesca y 8 son de Teruel.

De la misma forma, el Plan General de Caza autoriza los controles poblaciones durante todo el año. Además de la caza nocturna, y la utilización de armas de fuego y hurones, este año se ha incluido como novedad el uso de las aves de cetrería en las madrigueras, tanto en territorios cinegéticos como en aquellos que no lo son.

Más de 500.000 conejos capturados

Las cifras de captura sirven para hacernos una idea de las terribles consecuencias a las que se enfrenta el campo aragonés. Muchos de los cultivos de estos 118 municipios están asolados. Entre los agricultores y profesionales del campo la preocupación es alta. Nada menos que medio millón de conejos se capturan cada ejercicio en Aragón. En caso de no existir los controles poblacionales mediante la caza, la situación sería absolutamente ruinosa.

El director general de Gestión, Caza y Pesca de la comunidad, Ángel Berzosa, ha reconocido públicamente la inquietud y el desasosiego que viven los afectados. La Diputación aragonesa, en continua colaboración con la Federación autonómica de Caza, está haciendo todo lo posible para contener una plaga que es literalmente abrumadora. No obstante, hay una obligación siempre clara: “conservar la especie”.

  Conejos plaga Aragón

 

Además de las medidas citadas, la Orden de Vedas también permite que los agricultores puedan solicitar a las sociedades de cazadores que lleven a cabo controles poblaciones en sus parcelas y explotaciones. Asimismo, se pueden derruir los vivares próximos a las zonas de cultivos, y hacer uso de jaulas y trampas.

Sin duda, Aragón es una de las autonomías más afectadas por la plaga de conejos y las autoridades, a veces reticentes, están concienciadas de ello. Desde el Ejecutivo autonómico insisten en que “cualquier medida que entra dentro del ámbito de la legalidad la llevamos a cabo”.

Cabe recordar que no solo los agricultores afectados por los daños de conejos se beneficiarán de los controles poblacionales. En Aragón, durante la presente temporada, también se ha autorizado la caza del jabalí en espera a lo largo de todo el ejercicio. Con esta medida, además de frenar los problemas en el campo, se busca también “prevenir la posible difusión de epizootias”, como es por ejemplo la peste porcina africana o la triquinosis.