Pasar al contenido principal
A pocos días de abrirse una nueva mini-temporada cinegética estival

10 claves con nuestros perros para la codorniz en media veda

Estamos a pocos días de sacar las escopetas, rebuscar los cartuchos que sobraron el año pasado y ponernos las camisetas de manga corta. No se necesita mucho más para pasar unos buenos ratos con nuestros perros y las codornices…
10_Claves_Perros_Codorniz_G Cazador de codorniz junto a su braco alemán en muestra.

1 Si queremos disfrutar con nuestros perros de caza tras las codornices, debemos prepararlos. No podemos tener a nuestros auxiliares caninos sin salir al campo desde marzo para que ahora, de repente y con los calores del verano, trabajen cuatro horas sin descanso.

 

2 Aunque debemos tenerlos durante todo el año protegidos frente a garrapatas y pulgas, en las épocas de caza mucho más, y en algunas zonas mucho cuidado con el mosquito que trasmite la leishmaniosis. Aparte de dar a los perros los productos necesarios, en muchos casos habrá que cubrir las perreras con malla mosquitera para evitar que se nos cuelen.

 

Setter inglés en una jornada de caza veraniega.

 

3 Otro problema en esta época ya sabemos que son las espigas. Raro es el año que no tenemos algún perro con espigas en las patas, las orejas o incluso, como me comentaba el otro día una veterinaria, los pulmones. Una manera muy buena de prevenir es cortándoles el pelo que tienen entre los dedos y en las orejas por dentro, que es por donde les suele entrar.

 

4 Los perros aspeados en media veda constituyen otro grave problema. No sé por qué, pero los rastrojos son peores para las patas que el resto del monte, y para evitar que se nos aspee un perro y no pueda salir a cazar en unos días, aparte de que esté entrenado y haya corrido antes de empezar a cazar, hay que endurecer las almohadillas con alguno de los productos que tenemos en el mercado.

 

Drahthaar en muestra.

 

5 Si el perro ya está aspeado, le curaremos los más rápidamente posible con cicatrizantes para evitar que llegue a infectarse.

 

6 ¡Ojo con el calor! El calor y el sol hacen que los perros se deshidraten, por eso debemos proporcionarlos agua cada poco rato. Si tenemos un perro trabajando durante un par de horas con calor y sin beber, cuando tenga a disposición agua, beberá mucho y rápido, lo que le puede provocar una torsión de estómago, que en caso de no tener un veterinario cerca acabará con el animal en poco tiempo.

 

Cazador y sus bretones en una salida a codornices en media veda.

 

7 Los perros, por afición, son capaces de dar más de lo que pueden y siguen cazando hasta acabar extenuados. Si vemos que un perro empieza a tumbarse buscando la más mínima sombra, es hora de dejarlo y volvernos a casa, ya que si no al final tendremos que llevarlo en brazos.

 

8 Respecto al lugar donde trasportamos a los canes, si después de cazar, que ya suele calentar bien, los metemos en coches, remolques o furgonetas y no tienen la suficiente ventilación, rápidamente subirá la temperatura y en pocos minutos nos los cargamos, así que cuidado con parar en el bar de camino a casa y dejar el coche a la sombra, pues todos sabemos que el sol se mueve.

 

Pointer, perro codornicero y perdicero donde los haya.

 

9 Un peligro que corremos ahora son las picaduras tanto en los perros como en nosotros mismos. Las picaduras de víbora han existido siempre y son relativamente fáciles de curar si las detectamos a tiempo, antes de que se llegue a hinchar mucho la zona.

 

10 Ahora tenemos un nuevo problema, y además muy peligroso, la avispa asiática. No está extendida por toda España, pero hay bastantes zonas donde ya se encuentra instalada, así que muchísimo cuidado con ella. Si pasamos cerca de un nido de ellas y deciden atacarnos o a nuestros perros, la picadura y mordedura de unas cuantas pueden matarnos, y mucho antes si somos alérgicos. No estaría de más que todos lleváramos Urbason y una adrenalina autoinyectable (sale muy barato y nos puede salvar la vida).

 

Buena percha codornicera lograda con dos bracos alemanes.

 

(Texto: Luis M. Gallo / Fotos: Archivo)